diciembre 2017
L M X J V S D
« Abr    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Categorías

3-3

 

 

 

 

 

 

No es muy complicado reconocer cuándo una supuesta experta en los temas del tarot, es una de las mejores tarotistas o, simplemente, cuándo se trata de alguien que sólo pretende hacer dinero, sin conocer del tema o, bien, si se trata de una principiante.

Las tarotistas buenas son, desde un principio, claras y reveladoras de lo que está oculto a la razón y a los sentidos.

Cuando se trata de tarotistas que son, verdaderamente, expertas, estudiosas y capaces de intuir qué es lo que le está sucediendo al consultante, estamos hablando de psíquicas serias y profesionales.

Es más, muchas tarotistas, especialmente aquellas que disponen del maravilloso don de la videncia, son perfectamente capaces de empezar a revelarle al consultante algunas situaciones de su presente y de su pasado, sin que éste haya pronunciado palabra alguna.

Y no se trata, ni muchísimo menos, de revelaciones vagas, confusas y de aquellas que se acoplen a cualquier persona que es, precisamente, lo que hacen lo timadores o los inexpertos. Decir cosas como que “usted está pasando por un momento que oscila entre cosas buenas y malas”, es algo que es obvio en la vida de cualquier ser humano.

Las tarotistas buenas jamás divagan para confundir a quien está consultando.

Cuando una persona está consultando el más poderoso de todos los Oráculos, esto es, el tarot, es porque tiene algún problema específico o, también, porque quiere mejorar algún aspecto de su vida, aunque éste se encuentre bien.

Así las cosas, cuando alguien se encuentra angustiado, preocupado, triste y/o deprimido por alguna situación, hecho o circunstancia, es fácil confundirlo con toda una serie de supuestas “revelaciones” vagas que, de paso, le abre las puertas de la esperanza.

Entonces, con una esperanza en el horizonte, creada indebida e injustamente por el timador y/o inexperto, cualquier consultante angustiado o desesperado, se aferra a ella y, de esa manera, el estafador se provecha para seguir obteniendo dinero, en lo sucesivo, con toda una serie de divagaciones que a ningún lado le conducirán.

Quienes son tarotistas buenas van, de una vez y sin necedades, al meollo del asunto.

Lo primero que una verdadera experta suele preguntarle a quien está acudiendo a sus servicios esotéricos, es “¿qué le sucede?”, su fecha de nacimiento (dado que la astrología y el tarot tienen un ligamen bastante importante) y le indaga, además, por algunas situaciones familiares, afectivas, laborales, de salud y demás.

¿Por qué todo ello?  Por una razón tan clara, como sencilla: porque la vida del ser humano es un “todo integral”, cuyos elementos están todos correlacionados entre sí y, por ello, es preciso conocer todos estos aspectos.

Luego de estas indagaciones previas, la (o el) experta/o procede a llevar a cabo la tirada, posiblemente acompañada de algunas invocaciones a los Seres de Luz o, bien, de algunas oraciones, invitando al consultante a que haga lo propio.

Luego de barajar y de colocar las primeras cartas “sobre la mesa” (por decirlo de alguna manera porque, recordemos, nos estamos refiriendo a una tirada virtual o, bien, telefónica), empieza la lectura e interpretación de la misma y, de paso, las revelaciones al consultante de lo que está sucediendo en su vida, en general, o en algún aspecto específico.

Pero, como no solo se trata de adivinación, las Tarotistas Buenas proceden a formularle al consultante algunas recomendaciones o consejos, que le servirán para superar el problema o los problemas (si son varios), sin necesidad de divagar y confundirlo.

Los comentarios están cerrados.