noviembre 2020
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Categorías

The Oracle Girl (KELLY CRAIG) slips into a trance and begins the process of interpreting the will of the gods in Warner Bros. Pictures’, Legendary Pictures’ and Virtual Studios’ action drama “300,” distributed by Warner Bros. Pictures. PHOTOGRAPHS TO BE USED SOLELY FOR ADVERTISING, PROMOTION, PUBLICITY OR REVIEWS OF THIS SPECIFIC MOTION PICTURE AND TO REMAIN THE PROPERTY OF THE STUDIO. NOT FOR SALE OR REDISTRIBUTION

 

 

 

 

 

 

A las faldas del monte Parnaso se encuentran las ruinas de una de las ciudades más fascinantes del mundo antiguo. Se trata de Delfos,  que al ser considerada por los helenos como el centro del universo, tuvo el privilegio de albergar al templo sagrado del dios Apolo.

La historia cuenta que en el interior de este glorioso santuario de estilo dórico que data del año IV a. C. se podía encontrar a la Pitia, una sacerdotisa receptora directa de la sabiduría de Apolo cuya misión era guardar el templo y servir de vínculo entre lo sagrado y lo terrenal.

Al ser Delfos el rincón más reverenciado en todo el territorio griego, miles de personas acudían a buscar guía con la Pitia del templo, quien con asistencia de un monje, allanaba caminos al resolver encrucijadas de toda clase.

¿Cómo se consultaba el oráculo de Delfos?

Además de que era preciso acudir a puertas del Templo de Apolo, la regla era llevar como ofrenda una tarta de miel y una cabra que debía sacrificarse en una hoguera. Debido  que había miles de personas que en su afán por tratar de consultar al oráculo llevaban ofrendas grandiosas, sólo podrían acceder  al interior del templo aquellas personas quienes  habían visto temblar el cuerpo de la cabra al momento justo de morir en el fuego. Este terrible signo de muerte era considerado una señal de que Apolo había accedido a hablar a través de la sacerdotisa con el responsable de dicha ofrenda.

¿Cómo se recibía respuesta?

Una vez al acceder,  el solicitante podía realizar varias preguntas a la sacerdotisa, que casi siempre se le veía sobre un banco alto de tres patas que se instalaba en cripta del templo. La Pitia comenzaba a entrar en comunicación con Apolo  bebiendo agua sagrada de la fuente que manaba del Parnaso hasta el interior del santuario e inhalando el humo de hierbas e inciensos místicos. A menudo, la Pitia respondía  utilizando lenguas muertas o versos complejos o ininteligibles que eran interpretadas por el monje asistente.

A diferencia de lo que se ve en las películas, el oráculo de Delfos nunca estuvo a cargo de mujeres jóvenes, si no de Pitias muy ancianas que poseían grandes conocimientos de astrología, alquimia y religión.

Los comentarios están cerrados.